Auspiciá en De la Cuna al Infierno

sábado, 17 de abril de 2021

Vistieron ambas




Son muchos los futbolistas que han jugado en Independiente y en Defensa y Justicia, sobre todo en los últimos años, en los que incluso han intercambiado muchos entrenadores, como son los casos de Ariel Holan, Sebastián Beccacece o Jorge Almirón.

Braian Romero, campeón con ambos, al igual que Nestor Breitenbruch o Francisco Pizzini son casos recientes, tanto como Domingo Blanco o Gastón Togni, pero hay un jugador, que dejó un buen recuerdo en el Rojo y que tuvo un paso en el Halcón.

Corría el año 2004, cuando Pedro Damián Monzón había asumido la dirección técnica del primer equipo en reemplazo de Daniel Bertoni, y para disputar un partido ante Velez, el Moncho, puso el ojo en un chico de las Inferiores que se destacaba en la defensa. Era, ni más ni menos, que Carlos Javier Matheu, un jóven de 19 años, nacido en Quilmes, que hacía rato venía pidiendo pista. Sin embargo, aquél debut no iba a tener continuidad.




Recién en 2007, bajo la conducción de Pedro Troglio, Matheu lograría afianzarse como titular tras la lesión de Leandro Gioda, cumpliendo muy buenas actuaciones que le acercarían muchas ofertas desde Europa. En 2008 fue transferido al Cagliari, pero un año más tarde volvería a Avellaneda, con Américo Gallego como Entrenador. Tuvo un nivel muy destacado nuevamente, en conjunto con el equipo, que pintaba para quedarse con el torneo, pero Argentinos Juniors se lo sacó de las manos en las últimas dos fechas.

En 2010 llegaría lo mejor de su carrera, aunque con sinsabores, ya que a la alegría de haber sido convocado por primera vez a la Selección, dirigido por Diego Maradona, se le sumó la frustración de que, siendo titular ante Costa Rica, en un amistoso, sólo pudo disfrutarlo dos minutos en cancha, ya que sufrió una rotura de ligamentos.


De todas formas, el Quilmeño se repondría de ese golpe para volver a recuperar su lugar vistiendo la camiseta Roja. En el segundo semestre, y bajo las órdenes de Antonio Mohamed, volvería a ganarse un lugar en el equipo, y se ganaría un lugar en la historia consiguiendo la Copa Sudamericana de ese año.

El 9 de diciembre de ese año, y como Capitán, se prestaba a recibir al Goias, de Brasil, que se había impuesto en el partido de ida por 2 a 0. El resultado final fue 3 a 1 a favor del Diablo, con goles de Julián Velázquez (tras un rebote dado por el arquero, luego de un remate de Matheu) y dos de Facundo Parra.




En la definición por penales pateó el cuarto de la tanda, luego de que Felipe errara el suyo, y convirtió, con mucha delicadeza, a la izquierda del arquero. Luego, quien cerraría la serie para conquistar el título sería Eduardo Tuzzio.

En 2012 quedó libre del Rojo y cerró su etapa ahí, luego jugó en Atalanta y Siena, en Italia, hasta que en 2014 fue repatriado por Defensa y Justicia, que era conducido por Holan. En el Halcón permaneció dos años, con muy buenos desempeños, que le permitieron seguir su carrera en Argentina. En la actualidad se encuentra vistiendo la camiseta de Quilmes, con 35 años.



Publicar un comentario

Puente Montajes
Full Aventura Spoltore Tesone

Whatsapp Button works on Mobile Device only