Cumplimos 11 años!!!

  1. Lunes desde las 20:00 hs. - Transmisión en vivo
  2. #DelaCunaRadio + #EcosDelRojo

El primer cruce copero de argentinos, con el debut del “Chivo”



1965 – Día impresionante en la historia del club, con dos efemérides dobles, por lo cual vayamos con calma. Ésta primer efemérides doble cuenta con un partido trascendental, en el cual se dio el debut de un jugador que no solo fue de los mejores en nuestra historia, sino que lo fue de la historia nacional y continental.
Vamos a lo primero, un día como hoy se da por primera vez en la historia el cruce de dos equipos argentinos en la Copa Libertadores de América, que fue la primera bajo esa denominación ya que anteriormente se llamaba Copa de Campeones de América, y solo accedían a jugarla el campeón de cada país. Entonces se preguntarán las razones de cómo jugaron dos argentinos si campeón sale uno solo, y la respuesta es sencilla. El líder del futbol argentino que accedió a esta edición de Libertadores era Boca por ganar el Campeonato 1964, mientras que Independiente accedió a jugarla por ser el último campeón de la competición continental, tal cual lo marcaba el reglamento.
De esa manera es que se enfrentan Independiente y Boca, en el estadio de River y por la fase de semifinales de la Copa, ya que el Rojo accedía a esa instancia también por ser último campeón. El equipo que sale a la cancha fue: Santoro; Navarro y Pavoni abajo; Ferreiro, Guzmán y Paflik al medio; y arriba Bernao, Mura, Avallay, Mario Rodríguez y Savoy, con Manuel Giúdice como DT.

Mientras que Boca tenía figuras destacadísimas de su historia como Roma, Rattín, Marzolini, y un jugador ídolo del Rojo que se convirtió también en ídolo para los boquenses, me refiero a Ernesto “Coco” Grillo.

Empieza el partido e Independiente sale con todo a comerse a Boca, y eso se traduce rápidamente en el resultado. Iban 14 minutos cuando luego de una gran tapada de Roma, el rebote le queda al “Petizo” Mura y marca el 1 a 0. Unos instantes después, Mario Rodríguez marca el 2 a 0 a los 16 minutos de juego.

Pero hubo una situación más en el partido que fue y sería clave en la llave, se dio en el segundo tiempo cuando un defensor del Rojo toca con la mano la pelota dentro del área y hay penal para Boca. Lo ejecuta Menéndez, pero un por entonces muy joven Miguel Ángel “Pepé” Santoro realiza una tapada maravillosa del disparo, da rebote y la pelota pega en el travesaño, cuando los jugadores de Boca llegaban para empujarla “Pepé” se recupera de su esfuerzo y la embolsa manteniendo la victoria 2 a 0 hasta el final. Las crónicas de aquel partido lo describen como una verdadera “guerra” futbolística, una batalla copera. Y miren sii habrá sido clave la jugada del penal, que Independiente superaría la llave y accedería a la final de aquella copa por 1 gol de diferencia.

Ahora bien, vayamos al debut que mencioné al principio de la doble efeméride. Quien se calzó la camiseta de Independiente por primera vez en ese partido fue el gigantesco Ricardo Elbio Pavoni.

Que difícil empezar a hablar de tipos como el “Chivo”, “El Bocha”, “Pepé”, pero bueno, se merecen mil páginas y trataré de hacer lo mejor para hablar de él, desde mi punto de vista bajo la consigna: ¿Se puede llamar así mismo alguien hincha de Independiente sin saber la historia de Pavoni?
Sinónimo de copas, de vueltas olímpicas, de gloria, de campeón, y aún más, sinónimo de Independiente es este hombre. Jugó solamente con la camiseta roja en el país desde un día como hoy de 1965 a 1976, fueron unos 495 partidos (es el extranjero que más veces jugó para Independiente, y es el segundo que más jugó en toda la historia, detrás de Bochini), con 63 goles y logrando 12 títulos: Torneo local Nacional 1967, Metropolitanos 1970 y 1971, Interamericanas 1973, 1974 y 1976, Libertadores 1965, 1972, 1973, 1974 y 1975, e Intercontinental 1973, fueron 12 títulos en sus 12 años, ¡¡pobre “Chivo”!! ¡¡Qué dolor de brazos habrá tenido!!

Sus números dan miedo, no existe defensor del país que haya ganado lo que él ganó con una misma camiseta. Es el mejor 3 de nuestra historia, sin que nadie pueda más que atarle los botines, además de ser de lo mejor de la historia nacional junto a Marzolini.

Llegó al club ese mismo año 1965, con 21 años y cuando no lo conocía nadie en el país, y es más, ya había abandonado el futbol. Resulta que el uruguayo se había iniciado en Defensor Sporting, donde cobraba extremadamente poco dinero ($105 por mes de aquella época), y luego de hacer un curso como crupier consigue trabajo en un casino, donde pasa a cobrar $70 pero por día, una suma muchas veces mayor a las que ganaba con el futbol, por eso abandonó el deporte. Fue su compatriota Juan Carlos Corazzo, aquel que jugara para el Rojo en la primera década profesional y que fuera abuelo materno de Diego Forlán, quien lo recomendó a Independiente, que buscaba un jugador en ese puesto luego de la rotura de ligamentos que había sufrido Rolan frente al Inter de Italia el año anterior.

De esa forma el club desembolsó aproximadamente lo que hoy serían 28 mil dólares para comprar todo el pase, y así llegar al Rojo. Ya en la pretemporada de ese año, “Hacha Brava” Navarro fue quien lo apoda como “Chivo”, para que con el correr del tiempo ese apodo fuese tan importante que muchísima gente olvidó su verdadero nombre.

Como dije su debut fue un día como hoy, pero no fue de lo mejor que le tocó vivir. ¿Recuerdan que les conté sobre el penal atajado por Santoro? Ese penal fue por la mano de un defensor, y ese defensor que cometió el penal fue justamente Pavoni en su debut, aunque más allá de esa jugaba había sido uno de los mejores en ese primer partido para él.

No debe haber faltado quien dude sobre si podría reemplazar al ídolo Rolan, pero el “Chivo” no sólo se encargó de eso sino que además se convirtió en símbolo absoluto por más de una década.

Cruces salvadores y certeros, escaladas por izquierda sin cesar, una pegada extraordinaria, fortaleza física, casi impasable en el mano a mano, una riqueza técnica que pocos defensores tienen, pierna templada, carácter, jerarquía, ganador nato, líder total, capitán, emblema, parece mucho pero son sólo algunas características de este monstruo, del cual puede decirse sin miedo que tenía todo lo que un marcador de punta perfecto debe tener.

Marcó una suma extraordinaria de goles para un defensor, con la característica del fierrazo con el que le pegaba. Su grandeza es indescriptible, pero por ejemplo un día Diego Maradona dijo: “fue uno de los pocos jugadores al cual le pedí un autógrafo”. Entre logros y méritos individuales debemos mencionar, por ejemplo, que fue elegido el mejor lateral izquierdo del país sucesivas veces, también el mejor 3 de la Libertadores 1972, pero no solo eso sino que además es el lateral izquierdo del equipo ideal de Copa Libertadores en todos los tiempos.

En el Nacional 1971 se convierte en el primer defensor del club en salir goleador de un torneo con sus 6 anotaciones, durante 1974 marcó 15 goles en torneos locales, sabiendo hacer dobletes seguidos tanto en el Torneo Nacional como en Metropolitano. También en 1974 se convierte en el primer defensor de nuestra historia en convertir un gol en una final de copa, fue en la Libertadores de ese año frente al San Pablo y para ser campeón, y repitió en la final de 1975 frente a Unión Española para lograr un nuevo título.

A veces los hinchas discuten sobre el concepto de ídolo y llegan a usar esa palabra gratuitamente, pero Pavoni no sólo hace que ni se permita la discusión, sino que deja a esa palabra demasiado chiquitita para explicar lo que es él. Obviamente jugó para su Selección siempre, debutando con tan solo 16 años, como muy pocos en el mundo lo han hecho, y fue mundialista en Alemania 1974 anotando el único gol de Uruguay es ese torneo.

Se retiró en 1976, pero sólo de la práctica del futbol, porque de Independiente no lo hizo ni parece que vaya a hacerlo jamás, ya que trabaja en las divisiones inferiores hasta hoy en día mientras escribo esto. Increíble lo Ricardo Elbio Pavoni, que reitero, es sinónimo de Independiente, son pocos en la historia a los cuales Independiente le corre por las venas, respiren Independiente, amen a Independiente, vivan por Independiente, y Pavoni es uno de esos pocos.

Les dejo el video de los goles y la jugada del penal, no hay imágenes del “Chivo” ese día, pero para ver mucho más sobre él me quedan varias efemérides más durante el año:




Escrito por Hernán Gustavo Paglieri – Vicepresidente Peña Roja Daniel Bertoni – San Andrés de Giles

No hay comentarios:

Puente Montajes Midén El Pindal - Squzi
Midén Midén Midén
Midén Midén Multiled
Con la tecnología de Blogger.