Cumplimos 11 años!!!


  1. Todos los jueves desde las 22:00hs.
  2. #DelaCunaRadio

La paciencia de la araña


La paciencia es una virtud que se va desdibujando, a medida que las presiones aparecen más notables en el horizonte cercano. 
Suele extinguirse más velozmente, cuanto más imponente es el entorno. Fatalmente, la paciencia suele acabarse en el momento que más falta hace. Y ahí se muere el ítem que se les quiera ocurrir: proyectos, amores, laburos, estudios, emprendimientos. Y ciclos de entrenadores también.
Uno de los versos más acuñados en nuestro fútbol, es que los grandes no esperan. Que el resultado tiene que llegar de manera urgente e indispensable, si cualquier plan a mediano plazo quiere tener continuidad.
Lo equívoco de éste postulado se puede desmitificar con un cúmulo generoso de ejemplos. 
Sería  una tarea sencilla de rastrear y larguísima de plasmar en éstas líneas poco pretenciosas.
Mejor, vayamos a lo nuestro.
La moneda cayó para el lado de Lucas Pusineri. Ya sabemos que es el nuevo entrenador de Independiente.
Conocemos el historial del Pusineri jugador. Llegador, con gol, apareciendo en instancias decisivas, luchador, pero también ofensivo.
Como entrenador, sólo puedo ver el arqueo de caja, es decir, los números de sus pasos por equipos colombianos. 
Pero aún, buscando partidos de Cúcuta o Deportivo Cali, apenas nos alcanzará para un semblanteo inicial, que puede, o no, tener correlato en Independiente.
No todo es tan automático, ni en la vida ni en el fútbol, y muchas veces uno más uno da tres. O cero.
Si todo fuera traslación, el fantástico Beccacece de Defensa y Justicia, sería el fantástico Beccacece de Independiente. Y no lo fue.
Lucas Pusineri necesitará su tiempo de adaptación a todo. A la realidad del fútbol argentino, de Independiente, y del plantel. Encontrar compatibilidades y disimular falencias. Imponer su idea, pero saber cambiar si esa idea no es próspera. 
A diferencia de Pellegrino, el gol a Boca y el título del 2002 como punta de lanza, le dan una espalda más resistente. 
El arranque es como para desanimar a cualquiera. De River, Boca, Racing y Central en el medio, se sale malherido, o totalmente fortalecido. En un ciclo recién nacido, que va a arrancar su camino 17 días después de verse las caras por primera vez, plantel y cuerpo técnico, aunque las cosas salgan mal de ese thriller de partidos, la espalda de Pusineri deberá mantenerse lo más intacta que se pueda.
Hoy, Independiente puede, o no, tener manager. Puede, o no, tener Secretaría Técnica. Puede, o no, tener refuerzos de alcurnia.
Lo que se debe tener, como condición innegociable, para que un proyecto florezca, es paciencia. La paciencia de la araña.
Si la intención es encontrar un rumbo, la paciencia deberá obrar como linterna.
Si esa linterna se apaga...todo será oscuridad.

No hay comentarios.:

Puente Montajes Midén El Pindal - Squzi
Full Aventura Spoltore Tesone
Con tecnología de Blogger.