La bola ocho

Yo le digo señor. Me confieso que esto no tiene lógica alguna. Usted sabe que, todas las noches le pido, le rezo, le suplico que nos de la abundancia, nos enseñe a ser mejores, que me deje comer en paz el asadito con los pibes y que de paso, nos facilite algún que otro resultado. Pero aún no entiendo, amigo mío, la razón por la cual diseñó esta semana. Al menos para mí, y para todos los que somos hinchas de Independiente.

Leer más