1. Sábado desde las 20:00 - Transmisión en vivo
  2. #DelaCunaRadio + #EcosDelRojo

Feliz cumple “Mariscal”



1980 – Nacimiento en Bernal, partido de Quilmes en la provincia de Buenos Aires, de Gabriel Alejandro Milito, “El Mariscal”, y también el último gran mariscal que tuvo el Rojo y que difícilmente (pero ojalá) vaya a tener otro de semejante nivel.

Un defensor exponente del paladar negro de Independiente como pocos en la historia, ya que ese paladar se gestó con jugadores ofensivos principalmente, pero Gabriel lo hizo aún más oscuro desde abajo, gracias a una riqueza técnica, difícil de encontrar en un defensor. Hizo las inferiores en el club y debutó en diciembre de 1997, ya ese día salió del área con sus rulos al viento, jugando con pelota al pie y la frente levantada, con apenas 17 años parecía que llevaba diez en Primera.

Pocos imaginaban lo que ese muchacho iba a darle al club, y no en cuanto a títulos se refiere ya que solo ganó el Apertura 2002, sino más bien que él solito le devolvería el respeto y la fineza a la defensa de Independiente luego de tantos años de mamarrachos (incluso algunos jugaron con él pero se vieron beneficiados).

Se hace difícil amontonar las palabras y que alcancen para describir a este fenomenal central izquierdo, eficaz en la marca, tiempista como pocos, solvente como ninguno, de buen juego aéreo aún sin la altura clásica de un central, sus cierres atrás del lateral jamás tuvieron una falla, su dominio de pelota y pase al pie tampoco mostraron falencias, incluso tenía pase largo.

Además de lo futbolístico estaba su personalidad, desde pequeño todos sus DTs resaltaron que era líder natural y positivo siempre, y así lo fue en Primera, por todo ello es considerado uno de los mejores defensores del fútbol moderno argentino (lleva su apodo igual que Perfumo, quien para muchos fue el mejor de toda la historia en su puesto) y sin dudas de los mejores de la historia roja.

A poco tiempo de estar jugando ya se lo consideraba el sucesor de las glorias de su puesto como Maldonado, Villaverde, Trossero, y fue éste último quien en el año 2000 (Gaby llevaba solo tres en Primera) dijo: “es mucho mejor que yo”. El 'Mariscal' jugaría en el rojo hasta el 2003 para, inevitablemente, seguir su carrera en Europa, primero en Zaragoza y luego en Barcelona. En ambos clubes logrando títulos y siendo ídolo de los hinchas que se maravillaban con un defensor de tal magnitud y categoría.

Claves para mencionar sobre su carrera: en primer lugar las lesiones, ya que repetidas veces y lamentablemente, Gaby vio interferida su carrera por las roturas de ligamentos, tanto en Independiente como en Barcelona, lo cual forzó su retiro con apenas 31 años de edad, cuando con sus dotes técnicos y en condiciones normales hubiese podido no sólo jugar más tiempo sino rendir muchísimo más en su trayectoria.

En segundo lugar, son contados con los dedos de las manos los jugadores que han mostrado tanto fanatismo y amor por el club, y Milito es uno de ellos por un sinfín de motivos, por ejemplo, mencionar que pudo irse siendo muy joven pero eligió quedarse para ser campeón como él mismo expresó, y luego de serlo pudo irse con el pase en su poder ya que jugaba sin contrato pero eligió firmarlo a un mes de quedar libre, para de esa forma hacer que los millones de su venta le queden al club y no a él, además de resignar la deuda de dinero que le debía el club. Agregado a todo eso, hay que destacar que una vez retirado, aportó sumas millonarias para obras y ayuda a las inferiores del Rojo.

Del Independiente campeón 2002 se puede hablar muchísimo, pero para describir el papel del capitán Milito hay que decir que en ese equipo ultraofensivo no defendía casi nadie porque solo se miraba el arco rival, y en esas circunstancias Gabriel fue pilar fundamental partido tras partido, incluso en la definición del campeonato cuando ante el peligro de perderlo surge la famosa frase “cuando empuja Milito Independiente quiere”, luego de la magistral jugada que daría lugar al gol de Pusineri. Tan extraordinario fue su nivel de juego ese año que salió elegido el mejor futbolista del país, siendo el último jugador del club en tener ese reconocimiento hasta hoy. Pero no solo eso sino que también ese año integró el equipo ideal de América, siendo junto a Sergio Agüero en 2005, Hilario Navarro en 2010, y en 2017 Tagliafico y Barco, los únicos jugadores de Independiente en integrar dicho equipo en lo que va del siglo.

A mitad del 2011, el Barcelona dejó libre al “Mariscal” gracias a su pedido, por el respeto que tuvo el club catalán con él, y a pesar de que Guardiola y sus compañeros querían que siguiera en el plantel.

Nada importó y Gaby volvió a su amor rojo, aunque con su corta edad en el retorno ya no era el mismo por las lesiones mencionadas, que lo dejaban años sin poder jugar. Jugó un año completo como titular, sin el nivel esperado sobre todo en cuanto a velocidad, pero mostrando siempre la calidad intacta, hasta que en 2012 decidió retirarse diciendo que ya no se sentía apto para rendir como deseaba.

Único, irrepetible, profesional magnífico, líder y capitán, ejemplo de jugador y persona, fenómeno maravilloso del fútbol, y un amor incomparable al club, es toda una pequeña forma de describir a este hombre que vistió la camiseta roja en 210 partidos con tres goles, y ganando el Apertura 2002.

En 2016, fue DT del club apenas unos meses hasta que decidió renunciar en medio de un abandono dirigencial, tal cual fue durante toda su carrera en el club, ya sea en cuanto a lo personal y sus contratos, como también en cuanto los manejos para armar los planteles que integró.

Antes de cerrar, es lógico pensar que este monstruo jugó para la Selección Nacional, y así fue, desde muy pequeños en las juveniles disputando el Torneo Esperanzas de Toulon 1998, luego Sudamericano Sub-20 de Mar del Plata y el Mundial Sub-20 de Nigeria en 1999, como también en las mayores jugando eliminatorias y el Mundial de Alemania 2006, además de las Copas América de 2007 y 2011.

Les dejo un video homenaje a su carrera:





Escrito por Hernán Gustavo Paglieri – Vicepresidente Peña Roja Daniel Bertoni – San Andrés de Giles

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.