1. Todos los jueves desde las 22:00hs.
  2. #DelaCunaRadio

Pinchó al Globo y dio la vuelta



1994 – Última fecha del Clausura 1994, y en la "Doble Visera" Independiente con 24 puntos recibió al líder, Huracán, que tenía 25 unidades. Eran los únicos dos equipos con chances de título, el “Globo” se coronaría ganando o empatando, mientras que el Rojo solamente con un triunfo podría dar la vuelta olímpica.

En un estadio colmado en extremo (50 mil personas aproximadamente), salieron a la cancha para el local: Luis Islas; Néstor Craviotto, Pablo “Morrón” Rotchen, José Tiburcio “Tiburón” Serrizuela y Guillermo “Luli” Ríos en defensa; Diego “El Flaco” Cagna, Hugo “Perico” Pérez, Gustavo López y Daniel Garnero al medio; Albeiro “Palomo” Usuriaga (58 Hermes Desio) y Sebastián “Pascualito” Rambert (69 Ricardo “El Tigre” Gareca) en ataque, dirigidos por el DT Miguel Ángel Brindisi.

Mientras que Huracán era dirigido por Héctor Cúper, que armó el mejor equipo del club desde el famoso año 1973, campeón con Menotti. Tenía a Víctor Delgado y Hugo Morales los volantes para la creación del juego, el delantero Pelletti, y en defensa, jugadores como Corbalán, Váttimos, Couceiro, el juvenil Mauricio Pineda, como arquero Marcos Gutiérrez, etc.

Era la final del torneo, pero un cotejo no preparado sino espontaneo a razón de lo que ambos equipos habían hecho en las 18 fechas anteriores. El partido comenzó con un Independiente tal cual venía jugando la parte final de ese torneo, es decir, atacando por todos lados, por el centro y ambos costados, a pura velocidad, desborde y gambeta. Tomó rápidamente el protagonismo del juego y fue metiendo a la visita cada vez más adentro de su arco. “Perico” Pérez, en un tiro libre, tuvo la chance, nuevamente el volante central lo tuvo desde fuera del área, y tras la tapada de Gutiérrez, Rambert solito definió pegado al palo. Huracán, en pocos minutos, apenas pudo sostener el ataque del rival.

Así llegamos a los 18 minutos, con el visitante que ni pasaba la mitad de cancha, con “Dani” Garnero abriendo la pelota hacia la izquierda, le llegó a Gustavo López que encaró, amagó y sacó un centro, razón que conectó Ramber en el área chica y convirtió el 1 a 0. A Independiente ni siquiera se le cruzó por la cabeza frenar el ritmo y dormir el partido, inmediatamente Usuriaga tuvo el segundo pero definió alto. Huracán despejaba la pelota como podía pero a los pocos segundos, ya lo estaban atacando nuevamente.

Apenas habían pasado 6 del primer gol, cuando a los 24, un tiro libre que Garnero ejecutó de forma magistral, colocando la pelota para el 2 a 0. El resto de la primera parte tuvo al local con un par de chances más para estirar la diferencia, pero fallando en el final de las jugadas, mientras que el visitante solamente tuvo un tiro libre que de forma estupenda tapó Islas, para que todos supieran que estaba en el partido el arquero y que no era un simple espectador.

Durante el complemento, la historia se siguió escribiendo de la misma manera, Independiente le hizo sentir un infierno a Huracán, aplastándolo. A los 56 minutos, una vez más Gustavo López llegó al fondo del campo por la izquierda, metió un centro para Rambert que conectó de cabeza. La pelota pegó en Couceiro y se metió al arco para el 3 a 0. Nuevamente el equipo no quiso frenar ni cambiar de actitud, llegaron los ingresos de Desio y Gareca, y siguieron atacando todo el tiempo, con chances claras para anotar el cuarto y Huracán, sin poder pasar la mitad del campo. Hasta que sobre el final, cuando iban 86, el Rojo movió la pelota en el medio, siendo tocada por todos, Garnero hizo un pase largo a la derecha para Cagna que llegó al fondo y metió el centro, la peinó Garnero desviándola para el “Tigre” Gareca que definió solo para el 4 a 0 definitivo.

Un partido maravilloso, excepcional, con una supremacía sobre el rival como pocas veces se vieron en una definición. Lo de Independiente ese día rozó la perfección en todas sus líneas, con un Islas como espectador de lujo, usando sus manos solamente para aplaudir a los compañeros por el formidable show futbolístico que dieron. Las tribunas colmadas fueron delirio absoluto durante todo el encuentro y manos rojas de aplaudir por tanto fútbol. Independiente era, nuevamente, campeón del país, luego de 5 años desde aquella Temporada 1988-1989, ahora ya con la división de dos torneos por año iniciada a principios de la década. Es hasta hoy el único Clausura ganado por la institución.

Finalizada la explicación de ese día, paso a contarles cómo se fue dando el título, los números y el análisis del mismo. El Rojo venía de años complicados, en 1991 se retiró Bochini y la desolación fue tremenda, el club invirtió en refuerzos para 1992 (Cagna, Pérez, Mohamed, Amato) pero la cosa no funcionó y el DT, Nito Veiga, tuvo que irse a mitad de proceso, dejando su lugar a Pedro Marchetta. No se mejoró demasiado pero se terminó dignamente el año.

En 1993, se sumaron Serrizuela, Cascini y la vuelta de Alfaro Moreno al club. Había material pero ese año se lesionó gravemente Gustavo López que era la máxima promesa del plantel, no se cumplieron las expectativas y Marchetta renunció, así llegó Miguel Ángel Brindisi y el Rojo terminó segundo ese torneo Clausura que ganó Vélez. Llegó el Apertura 93 y el equipo, que era bastante irregular, terminó quinto a 2 puntos del campeón que fue River.

Así llegamos al Clausura 94, donde se incorporó al “Palomo” Usuriaga, explotaría Sebastián Rambert y se recuperaría a “Gustavito” López. Tras 5 fechas de torneo, ya no había demasiada ilusión; 4 empates y un triunfo muy importante contra River, pero el equipo no gustaba, no convertía, Usuriaga era cuestionado pero el DT lo bancaba, y fue en la fecha 6 donde se destapó con un golazo para ganarle a Ferro. Luego se le ganó a Lanús y entre empates, llegó la derrota con San Lorenzo. Otra vez había muy poca fe en el equipo.

Independiente se mostraba irregular entre triunfos y empates con sabor a derrota como contra Mandiyú. Pero lo mejor estaba por venir, y fue en el tramo final del campeonato. Goleada 4 a 0 a Banfield para ir en busca de la punta en la fecha 16. Pudo llegar en la 17 frente a Boca mientras se ganaba, pero Navarro Montoya fue figura y terminó en empate, aunque el Rojo había subido notablemente su nivel de juego y se consolidaba el equipo titular.

A falta de dos fechas, Huracán era el puntero de un torneo bastante discreto, Independiente en la fecha 18 venció con una goleada 5 a 1 a Gimnasia, con fútbol de alto vuelo y así llegamos al día de la fecha, como dije, un punto por debajo del "Globo" y con el triunfo como única opción para coronarse. Ese día, el "Rojo" le tiró encima a su rival la historia, la mística, el estadio que fue una caldera, 11 diablos que lo aplastaron, le tiró puro fútbol arriba y dio la vuelta olímpica merecida.

El equipo que terminó siendo titular de la competencia fue: Islas al arco, con un nivel impresionante, siendo el mejor del país. Rotchen y Serrizuela la dupla central, donde el “Tiburón” pasaba al medio y además aportaba con su pegada. Los laterales Craviotto a la derecha y “Luli” Ríos a la izquierda, ambos de buen nivel y sumándose en ataque. Al medio Cagna por derecha, de gran despliegue físico en el ida y vuelta, más una gran labor como relevo. “Perico” Pérez de excelente torneo, líder del equipo, con recuperación, primer pase y pegada desde afuera. Gustavo López recostado a la izquierda, con la primera función que era atacar, una gambeta endemoniada, amagues, desborde, llegada al fondo y asistencias a los delanteros, muy desequilibrante. Daniel Garnero como enganche, manejando casi todas las maniobras ofensivas del equipo, con gran panorama de juego, asistencias, pegada, y su gran categoría, hizo que todos se olviden de Bochini al menos un ratito. En el ataque, puro desequilibrio y velocidad, Rambert y Usuriaga rompían todos los esquemas, al principio con algunas dudas pero terminaron con un nivel extraordinario.

Además fueron parte del equipo Maltagliatti como arquero suplente, Juan Carlos Ramírez como lateral izquierdo al principio, Eber Moas y Jorge Gordillo en defensa, Raúl Cascini y Hermes Desio como volantes, adelante Daniel Vidal, Martín Vilallonga, Walter Parodi y Ricardo Gareca. Éste último aportó 3 goles en lo que fue el final de su carrera, retirándose de las canchas como campeón.

Independiente logró su título número 15 al conseguir 26 puntos, con 8 triunfos, 10 empates y una sola derrota, frente a San Lorenzo en el final del partido. Fue con 32 goles el equipo más goleador, ganando por palizas las últimas fechas, y recibió tan solo 13 tantos siendo la valla menos vencida.

El goleador del equipo fue Rambert con 7, seguido por Usuriaga con 5, pero además de los delanteros fueron 9 jugadores más los que anotaron goles. Finalmente, decir que con el título, comenzó el último proceso copero del club bajo la dirección de Brindisi y luego del “Zurdo” López, que incluyó la obtención de la Supercopa 94 y 95, y la Recopa 95.

Les dejo dos videos: primero el resumen del partido de un día como hoy frente a Huracán. Y segundo, el resumen de todo el Clausura fecha a fecha:





Escrito por Hernán Gustavo Paglieri – Vicepresidente Peña Roja Daniel Bertoni – San Andrés de Giles

No hay comentarios:

Puente Montajes Midén El Pindal - Squzi
Midén Midén Midén
Midén Midén Multiled
Con la tecnología de Blogger.