Cumplimos 11 años!!!

  1. Lunes desde las 20:00 hs. - Transmisión en vivo
  2. #DelaCunaRadio + #EcosDelRojo

El primer campeón de la Libertadores



1965 – Finalísima de la Copa Libertadores, la primera de la historia bajo esa denominación, ya que todas las anteriores tuvieron el nombre de Copa de Campeones de América. Se enfrentaron en el Estadio "Nacional de Chile" Independiente y Peñarol de Uruguay. Había sido victoria del "Rojo" en Avellaneda gracias al gol de Bernao, pero en Uruguay caímos derrotados, y por eso se llegó a ese tercer partido definitorio.

Sin dudas, Peñarol y Santos eran, hasta ese momento, los dos equipos más ganadores del continente. Los uruguayo venían de ser campeones en su país en 6 de los últimos 7 campeonatos y, en el plano internacional, ya eran campeones de 2 de las 5 Libertadores que se habían disputado, más un subcampeonato en otra, y en 1961 se habían consagrado campeones del mundo frente al Benfica del legendario Eusebio.

Tenían un equipo maravilloso, con figuras notables como Pedro Virgilio Rocha, que había sido campeón de todo lo mencionado y seguiría dando vueltas olímpicas en toda su carrera. El defensor Pablo Forlán, apellido conocido en nuestro club, y sí, se trataba del padre del delantero Diego. El lateral Caetano, que ganó más de 10 títulos con Peñarol en sus casi 15 años, prácticamente toda su carrera allí. El mediocampista Gonçalves, una leyenda de la institución por su fidelidad, con casi 600 partidos jugados solamente con esa camiseta, debutó e hizo toda la carrera allí. El arquero Mazurkiewicz y otros futbolistas más multicampeones.

Independiente había comenzado su participación en la Copa en la segunda fase o fase semifinal, tal cual lo marcaba el reglamento para el último campeón, chocando en dicha instancia contra Boca, siendo ese el primer encuentro entre argentinos en la historia de la competición.

Los de Avellaneda superaron a su rival luego de tres partidos que fueron verdaderas batallas futbolísticas, redondeando un global de 2 a 1. Por su parte Peñarol pasó su fase de grupos y en semifinales eliminó al poderosísimo Santos de Pelé, luego de que en tres choques el global culminara 9 a 8. Así las cosas, estos elencos se encontraron en la final, y un día como hoy definieron el título.

Independiente salió al campo con: Miguel Ángel “Pepé” Santoro; Rubén Marino “Hacha brava” Navarro y Raúl Decaria en defensa; Roberto “Pipo” Ferreiro, David Acevedo y Juan Carlos Guzmán al medio; y adelante Raúl “El Loco” Bernao, Osvaldo Mura, Vicente De la Mata (Miguel Mori), Roque Avallay y Raúl Savoy, bajo la comandancia del DT Manuel Giúdice, el mismo que estuvo en el banco en la copa del año anterior. Por su parte, Peñarol formó con: Mazurkiewicz; Pérez, Varela, Forlán; Goncalves, Caetano, Ledesma, Rocha; Reznik (Sasía), Silva y Joya, con el DT Roque Máspoli, ex jugador de la Selección de Uruguay.

Comenzaron las acciones e Independiente salió al ataque inmediatamente, entrando al área rival antes de los 10 segundos de juego, pero fue a los 10 minutos que se puso en ventaja por gol de Pérez en contra, luego de una mala salida del equipo uruguayo perdiendo la pelota.

Peñarol buscó el empate y el "Rojo" siguiò atacando, teniendo chances muy claras, hasta que a los 27 minutos, Bernao activó su lujosa pierna derecha para romperle el arco a Mazurkiewicz y anotar el segundo.

Un ratito después, a los 33, fue Avallay quien metió la pelota al lado del palo para el tercero, y a los 44 fue Joya quien anotó el descuento para culminar la primera parte. En el segundo tiempo el "Rojo" siguió atacando y generando chances de gol, hasta que llegaría la frutilla de la jornada a los 37 minutos, en los pies de Mura con una jugada maravillosa gambeteando al arquero y definiendo al ángulo ante el cierre del último defensor, un gol extraordinario para coronar el partido con un 4 a 1, destrozando al coloso Peñarol, así como el año anterior Independiente lo había hecho con el Santos, mostrándole a todos que ningún cuco le daba miedo, y que la mística copera nacía para vivir por siempre.

Independiente era bicampeón de América, llevándose disputadas 6 copas y logrando así lo mismo que Santos y Peñarol habían conseguido siendo bicampeones. Fue además la segunda copa para el fútbol argentino, luego de las frustraciones de San Lorenzo en 1960 y de Boca en 1963.

Un equipo extraordinario, compacto y experimentado en defensa y mediocampo, con juventud, frescura y buen pie en sus atacantes. Participaron también en la copa Paflik, Pavoni (debutó en Independiente en la llave con Boca), Mario Rodríguez que era titular, y Luis Suárez.

Se completaba así, un maravilloso ciclo siendo campeón local en 1963 y bicampeón americano en el 1964-1965, incluyendo goleadas a Millonarios y Alianza Lima, victorias en Brasil y, como local, al mejor Santos de la historia con el mejor jugador del mundo (Pelé). Por supuesto, se venció a Nacional de Uruguay en la final del 64, y ya en esta copa eliminando al gran equipo de Boca con Marzolini, Rattin y Ángel Clemente Rojas. Por su parte éste equipo de Peñarol para nada terminaría su proceso de gloria, al año siguiente volvería a ganar la Copa frente a River y sumado a eso sería campeón del mundo venciendo al Real Madrid, y lo agrego para seguir tomando dimensión de a qué clase de equipo el Rojo le dio tan tremenda paliza en la final. Les dejo dos videos: el primero de la goleada a Peñarol y el segundo sobre el ciclo 1964-1965.





Escrito por Hernán Gustavo Paglieri – Vicepresidente Peña Roja Daniel Bertoni – San Andrés de Giles

No hay comentarios:

Puente Montajes Midén El Pindal - Squzi
Midén Midén Midén
Midén Midén Multiled
Con la tecnología de Blogger.