Terapia de amor intensiva

“Lo sucedido nos lastima, nuestro pasado nos suele matar. Credulidad. Sólo puede sobrevivir. Nuestro amor en terapia intensiva” cantó alguna vez Gustavo Cerati cuando lideraba a Soda Stereo. Y sí, nuestro fútbol está en terapia intensiva, desde hace rato.

Para mantenerlo con vida, Talleres e Independiente salieron a la cancha junto a los jugadores de Belgrano y pidieron por la finalización de la violencia en el fútbol, en todas partes en realidad. Pitó Penel y el match estaba en marcha.

Un miércoles que nos agarró cansados, pensando en llegar al viernes. Un día en el cual uno debe avanzar casilleros pero arrastra el cansancio rutinario. Entonces, la manera de ganarle a esta mitad de semana es esperar y salir de contra, atacar por la retaguardia. Más aún si sabés que a la noche juega Independiente, motivación de todas las cosas que nos pasan.

De contra también se paró el equipo de Holan. Durante la primera mitad, el Rojo no paró de rebotar pelotas en defensa hasta que Benítez habilitó a Barco, este último metió un pase bochinesco hacia Rigoni, que no pudo llegar aunque el Tucu Palacios se la llevó por delante y marcó el primer gol de los de Avellaneda. 1 a 0 y a meterse en la cueva nuevamente. Vengan de a uno. Todo esto sucedió en 15 segundos. Independiente era un Turismo Carretera.

Aquí es cuando la inteligencia entra en el fútbol. Sacrificar cosas para obtener otras. Todo Independiente corría, todos se tiraban a los pies y todos salían disparados en el contra ataque. En la segunda mitad, nada cambió. Es más, a antes de los cinco minutos, el Puma Gigliotti aprovechó un error defensivo de Talleres y debajo del arco marcó el segundo. Lo demás, fue increiblemente igual. La T nunca pudo llegar con demasiada claridad. El paredón de Avellaneda se había cerrado y no había lugar para las dudas. Sólo lo había para volver con los tres puntos.

Se terminó el partido. Ganó Independiente en Córdoba. Se terminó el miércoles. A Holan le funcionó de manera perfecta su plan de juego. Vos te vas a dormir contento, con un motivo aún mejor para poder sobrepasar el jueves. Independiente en sus hinchas es eso, una terapia de amor intensiva que fluye en los cuerpos y se viste de felicidad.

Foto: TV Pública

Compartí y seguinos:
Lucas Campos

Lucas Campos

Periodista | Redacción y Redes | Twitter: @Lucas_leonelc

¡Visitá nuestras redes!